jueves, 11 de septiembre de 2014

en cualquier tiempo vuelve...

Cada que se acerca la gran mortandad vuelven las preguntas sin respuestas, quién es el hombre, de dónde viene. Los instantes terribles se acercan, y el presumido ser vuelve a ser el mismo, otro insecto guerrero más, fiel a sus instintos territoriales, fiel a sus abejas reinas o a sus hormigas madre. Todo el ego construido por su egolatría mente se deshace: no hay origen divino o estelar, no hay privilegio mutante de la especie. En cualquier instante, por cualquier causa, se le manipula y obliga para la guerra y surge su realidad; la que le hermana, pese a sus privilegiadas neuronas, a las más básicas especies que nacen, viven y mueren para salvaguardar o acrecentar dominios y territorios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario